• Karima Sauma

CICA - Arbitraje 2.0

Updated: Oct 15, 2020

Los costarricenses tendemos a huirle al conflicto. Nos gusta evitarlo hasta el punto en que se vuelve algo imposible de ignorar. Lo interesante es que, muchas veces, pasamos de la negación al litigio sin solución de continuidad. Por eso, tenemos juzgados abarrotadas de casos que se pudieron resolver de forma más eficiente y amigable. Ahí es donde entra la resolución alterna de conflictos.


Particularmente, en conflictos comerciales, y en especial cuando incluyen un componente de internacionalidad, el arbitraje es una manera mucho más rápida y segura de resolver conflictos. Por medio de un arbitraje, las partes someten su disputa a un tribunal imparcial para que éste sea el que resuelva definitivamente el asunto. Entre las ventajas de acudir a este mecanismo están las siguientes:


- Flexibilidad: las partes controlan aspectos importantes del procedimiento y pueden coordinar esfuerzos para que éste se adapte a sus necesidades. Son procesos menos formalistas que buscan acercar a las partes.

- Especialidad: los árbitros que integran el tribunal arbitral son seleccionados para el caso concreto, basándose en su experiencia, estudios y otros atestados de idoneidad. Esto permite que sean personas que verdaderamente conocen el tema de la disputa y que pueden emitir mejores criterios para resolver el caso.

- Confidencialidad: esto preserva la información sensible e importante para las partes y las mantiene de forma privada. Solo las partes involucradas en el caso tienen acceso al expediente.

- Efectividad: los laudos tienen fuerza vinculante para las partes, son definitivos e inapelables y pueden ejecutarse internacionalmente de forma más sencilla y rápida que una sentencia judicial.

- Rapidez: son procesos más rápidos que los juicios ordinarios. Se obtiene una solución efectiva en mucho menos tiempo.

- Economía: al ser procesos más rápidos, terminan siendo más económicos para las partes. Además, la relación comercial sufre menos, y se evitan el ser partes de un proceso legal de manera indefinida.


En febrero, el Centro Internacional de Conciliación y Arbitraje (CICA) de la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (AmCham) lanzó su nuevo Reglamento de Arbitraje, que promete revolucionar la forma en que se ha practicado el arbitraje en Costa Rica en los últimos 20 años. Este es un reglamento innovador, basado en las mejores prácticas internacionales y que coloca a las partes como lo que son: las dueñas del proceso para que puedan adaptarlo a sus preferencias y necesidades. El Reglamento además introduce figuras novedosas y más económicas, como el Procedimiento Abreviado, para los arbitrajes de baja cuantía.


La idea es que este nuevo Reglamento aporte a la misión de construir una cultura de paz en nuestro país. Este enfoque de utilizar mecanismos de resolución alterna de disputas va en línea con la tendencia actual a nivel global, que muestra un incremento en el uso de medios alternativos, más amigables, de resolver diferencias comerciales.


Como país, tenemos mucho que ganar si optamos por abandonar la litigiosidad excesiva y exploramos una manera más armoniosa y eficiente de resolver nuestros conflictos. El nuevo Reglamento del CICA es un paso correcto en esta dirección.




6 views0 comments

Recent Posts

See All

Costa Rican Supreme Court Enforces against Non-Signatory

On February 28, 2021, the First Chamber of the Costa Rican Supreme Court (“the Court”) confirmed a US$ 23 million ICC award won by Panama-registered Hidroeléctrica San Lorenzo S.A. against Saret de Co

Female Representation in Arbitration in the COVID-19 Era

Since its launch in 2016, the Equal Representation in Arbitration (ERA) Pledge has become a beacon in the pursuit of female representation in arbitration. From its inception, the Pledge has had two ma